La crisis económica motiva a las mujeres a verse más atractivas

03 de Julio 2012.

Washington.- Desde la Gran Depresión los períodos de dificultades económicas han traído bonanzas a la industria de cosméticos cuando las mujeres se sienten más inclinadas a adquirir productos para su belleza, ante lo que perciben como una escasez de parejas con seguridad financiera, según un estudio divulgado hoy.

Sarah Hill, profesora de psicología social en la Universidad Cristiana de Texas, en Forth Worth, ha llevado a cabo una serie de estudios que se publicarán en la edición de agosto de la revista Journal of Personality and Social Psychology.

Hill demostró que las mujeres al tanto de las noticias sobre la recesión económica dan cuenta de un mayor interés por comprar artículos y productos que ellas creen que realzan su atractivo físico, incluidos los lápices labiales, perfumes y "jeans" de marcas famosas.

Las mismas mujeres dijeron que se sentían menos interesadas en la compra de productos y artículos que no realzaran su atractivo.

Los medios han bautizado como "el efecto del lápiz labial" a esta constante combinación de tribulaciones económicas generales y bonanza para los fabricantes de cosméticos, señala el artículo.

"Encontramos que el efecto se aplica, específicamente, a los productos que realzan la belleza, aunque sean más caros", indicó Hill.

"La recesión estimula a las mujeres para la compra de cosméticos caros y vestimentas de marcas famosas, no para que compren productos de belleza baratos que, según ellas, son menos eficaces en el mejoramiento de la imagen", agregó la investigadora.

Hill concluyó que el "efecto del lápiz labial" está profundamente arraigado en la psicología femenina de búsqueda de pareja.

"Si bien las recesiones económicas son acontecimientos recientes en la historia humana, las fluctuaciones en la prosperidad y la disponibilidad de recursos no lo son", razonó Hill. "Los ancestros humanos pasaron regularmente por ciclos de abundancia y hambruna, y cada uno de ellos favorece diferentes estrategias reproductivas".

Cuando hay dificultades económicas son menos los hombres que puedan ofrecer sustento.

"Esta preferencia surge del papel importante que los recursos del hombre han desempeñado en el éxito reproductivo de las mujeres", según Hill. "Cuando hay noticias de una recesión, las mujeres perciben que los hombres con seguridad financiera, es decir los dispuestos a invertir recursos en la crianza de hijos, empiezan a escasear".

La escasez de recursos hace que la obtención de un hombre con recursos se torne en una preocupación dominante, y en consecuencia las mujeres deben poner más esfuerzo para atraer a un hombre enfatizando sus cualidades relacionadas con la fertilidad como el aspecto juvenil y el atractivo sexual.